Cuando una persona es cautivada por el eco de la clave, el repique de los tambores, el sucio y desgarrador sonido de los trombones, el brillo en las trompetas, los soneos de talentosos cantantes y por ésta música en general, que hace alucinar; habitualmente es imposible no convertirse en un incondicional simpatizante.

Cantos vigorosos, armonías placenteras, potentes descargas, emotivos viajes a los recuerdos e infinitos aspectos más, nos hacen adictos a la salsa. Es una sensación placentera que solo quienes han disfrutado de un sólo de piano en vivo de más de tres minutos o de la improvisación de un buen sonero; pueden comprender.

En esta ocasión, quiero compartir cinco de las muchas razones existentes para escuchar salsa, un género con abundantes ritmos y sonidos, que ha seducido distintas generaciones durante los últimos decenios.

1. Es Bailable:

Además de ser exquisita para los oídos, la Salsa pone a la gente a bailar, el baile es sinónimo de alegría, de festejo, de goce; y gran parte de las obras en la Salsa fueron creadas pensando en los bailadores. Como lo dijo Nietzche: “Solo creería en un Dios que sepa cómo bailar”, y como lo dijo Niche: “No es pa’ saltarlo, mire es pa’ sentirlo. Si quiere repetirlo ¡ay! vuélvalo a poner”.

2. Diversidad:

Los ritmos que componen el concepto ‘Salsa’ son muchos y distintos, comparados con otros géneros, desde El Son hasta La Timba. A diferencia de géneros como la bachata o el reguetón, en la Salsa se pueden encontrar miles de canciones que suenan completamente distintas entre sí, por los arreglos, por sus mensajes, o por los distintos formatos de instrumentación, como un sexteto con vibráfono, las charangas con violines y flautas, o las Big Band con metales (Trompetas, Saxofones y Trombones), etc.

3. Lo Social:

Muchas de las obras más destacadas de la Salsa, tienen contenido social con el fin de enviar grandes mensajes –asunto difícil de hallar en el presente- en contra de la desigualdad, la vanidad, el racismo y otros aspectos cotidianos importantes. ‘Plástico’, ‘Rebelión’ o ‘Juan albañil’, interpretadas por Rubén Blades, Joe Arroyo y Cheo Feliciano, respectivamente, son algunos ejemplos.

4. Trascendencia:

La Salsa es un género que nunca se apagará, la prueba de ello es que hay grandes artistas como Celia Cruz, Ismael Rivera, Frankie Ruíz, Ray Barretto, Tito Puente, entre otros; que fallecieron hace algunos años, y aún es posible disfrutar de sus obras, como si acabaran de salir ¡Héctor Lavoe falleció hace más de veinte años y su música no para de sonar!

5. Cae bien:

A diferencia de otra música, la Salsa simplemente cae bien, es la medicina perfecta: aísla el estrés y la ansiedad, aumenta el optimismo, alivia la depresión y nos pone de buen humor. Siempre hay una buena ‘salsita’ para cada situación:

Si está triste: ‘Siempre alegre’ de Raphy Leavitt.
Si está feliz: ‘Soy feliz’ de Ismael Rivera.
Si está melancólico: ‘Mi triste problema’ de Cheo Feliciano.
Si lo(a) cambian por otro(a): ‘Escarcha’ de Héctor Lavoe.
Si le quieren ver la cara…: ‘Jugando con fuego’ de Clandeskina
Si quiere volver con alguien: ‘Yo estoy aquí’ de la Orquesta Mulenze.
Si tiene dos amores: ‘Tremendo problema’ de la Orquesta Zodiac.
Si quiere coquetear: ‘Si me permite’ de Los Hermanos Lebrón.
Si las cosas no salen bien: ‘Resignación’ del Gran Combo de Puerto Rico.
Si le gusta su vecina: ‘Mi vecina’ de Orlando Marín.
Si encontró al amor de su vida: ‘Ya soy feliz’ de Tito Rodríguez.
Si vuelve la persona que le hizo mucho daño: ‘Que pena’ de Los Hermanos Lebrón.
Si está “entusado”: ‘Con un amor se borra otro amor’ de Eddie Palmieri.
Si está cansado de la guerra: ‘Suelta las armas’ de Sonido 70.
Si se acercan las elecciones en su país: ‘Prohibido olvidar’ de Rubén Blades.
Si le duele el daño al medio ambiente: ‘El progreso’ de Roberto Roena.
Si la clase dirigente que lo gobierna da asco: ‘Ciencia Politica’ de Frankie Dante.
Si tiene conciencia y sarcasmo: ‘El mundo está bien’ de Charlie Palmieri
Si las cosas van mal y no mejoran: ‘Fe’ de Los Hermanos Lebrón.
Si está orgulloso de su padre: ‘A él’ de Oscar de León.
Si adora a su abuelita: ‘Abuelita’ de Héctor Lavoe.
Si le gustan los comics: ‘En el callejón’ de Patato y Totico.
Si su pareja es celosa(o): ‘Duda’ de Willie Rosario.
Si acaba de tener un hijo: ‘Nacio varón’ de Cuco Valoy.
Si extraña a un familiar fallecido: ‘Fabricando fantasías’ de Tito Nieves.
Si lo agarraron siendo infiel: ‘Muñeca’ de Eddie Palmieri.
Si se pasó de tragos la noche anterior: ‘Guayabo’ de La-33
Si lo(a) tienen como amigo(a): ‘Amigo nunca’ de Bailatino.
Si está enfermo: ‘Me curo con rumba’ de La Descarga Boricua con Ismael Miranda.

En conclusión, si quiere ser feliz y sentirse bien: ¡Escuche Salsa!

 

 

Director del Blog ¡Azúcar! Salsa y cultura y melómano.